Te veo venir desde Bratislava.

Raul Alvarez cuenta la llegada de sus abuelos luego de tomar la decisión de abandonar su lugar de origen una vez conocido lo que ocurrió en “la noche de los cristales rotos” en Alemania.
Al finalizar el 9 de noviembre de 1938 hubo un estallido de violencia contra los judíos en todo el Reich. Parecía imprevisto, provocado por la furia de los alemanes por el asesinato de un funcionario alemán en París en manos de un adolescente judío. Pero en realidad, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels y otros nazis habían organizado cuidadosamente los pogroms. En dos días, más de 250 sinagogas fueron quemadas, más de 7.000 comercios de judíos fueron destrozados y saqueados, docenas de judíos fueron asesinados, y cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron saqueados mientras la policía y las brigadas de bomberos se mantenían al margen. 
A partir de ese momento nada fue igual para ésta familia que decidió no seguir viviendo en Bratislava y dejar todo atrás.
Un viaje de sentimientos, coraje y recuerdos que provocó su desembarco, después de esquivar muchos obstáculos, en Argentina .

Desde Aveyron, Francia, hasta Pigüe.

Vita Issaly, nieta de Francisco Issaly -uno de los fundadores de Pigüe, nos relata la llegada de de su abuelo a la Argentina.
Una de las inmigraciones organizadas de nuestro país fue la que ocurrió luego de la campaña al desierto. Se trataba de poblar la mayor cantidad de tierras lo antes posible. El gobierno argentino ofreció facilidades para las personas que quisieran venir, casa, comida y una porción de tierra para poder trabajarla. Así fue como éste grupo de franceses se alista y emprende el viaje conformando la Colonia Aveyronesa de Pigüe. Aveyron es uno de los 83 departamentos franceses creados durante la Revolución francesa.

 

Historia de un Museo. Parte I

Suena la sirena que anuncia el arribo hacia el destino prometido. El barco parte hacia  América. Inmensos buques, que salían de Europa,  desembarcaron en varios países de América del Sur y Argentina fue el gran sostén de estos jóvenes  que fueron recibidos y alojados en el Hotel de Inmigrantes, hoy declarado Monumento Histórico Nacional. El gran edificio se comenzó a cimentar en el año 1906. Allí fueron hospedados años mas tarde, venían de viajar en segunda o última clase, porque así eran considerados. Transportaban en sus valijas, esperanzas curtidas en los campos de cosechas, ropas y algunas cartas. El hotel de inmigrantes, que antes tenía su dirección en otro lugar,  fue el primer refugio .

Construido para alojar y distribuir a los miles de inmigrantes, procedentes de todo el mundo, contaba con diversos pabellones de administración, atención médica, servicios y traslado, además de dormitorios y comedores. En ese tiempo, la documentación al día  y estar  libre de  enfermedades eran excluyentes por la legislación vigente . 
Como aquellos que se atreven a desafiar al futuro, esta masa migrante recaló en diferentes embarcaciones, trayendo consigo las huellas de su dialecto y costumbres. A medida que descendían de los buques, fueron trasladados a varios sitios en donde se ofrecía trabajo, y de esta forma, hombres y mujeres empezaron a instalarse en el territorio y comenzamos a verlos llegar.