Te veo venir desde Bratislava.

Raul Alvarez cuenta la llegada de sus abuelos luego de tomar la decisión de abandonar su lugar de origen una vez conocido lo que ocurrió en “la noche de los cristales rotos” en Alemania.
Al finalizar el 9 de noviembre de 1938 hubo un estallido de violencia contra los judíos en todo el Reich. Parecía imprevisto, provocado por la furia de los alemanes por el asesinato de un funcionario alemán en París en manos de un adolescente judío. Pero en realidad, el ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels y otros nazis habían organizado cuidadosamente los pogroms. En dos días, más de 250 sinagogas fueron quemadas, más de 7.000 comercios de judíos fueron destrozados y saqueados, docenas de judíos fueron asesinados, y cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron saqueados mientras la policía y las brigadas de bomberos se mantenían al margen. 
A partir de ese momento nada fue igual para ésta familia que decidió no seguir viviendo en Bratislava y dejar todo atrás.
Un viaje de sentimientos, coraje y recuerdos que provocó su desembarco, después de esquivar muchos obstáculos, en Argentina .